20 de Agosto

Profeta Samuel

 

El Profeta Samuel fue el decimoquinto y último de los Jueces de Israel, que vivió  más de 1146 años antes del Nacimiento de Cristo. Era descendiente de la Tribu de Levi, y era hijo de Elcana de Ramathaim de Zofim de Monte Efraín. El nació, habiendo sido pedido en  las oraciones de su madre Ana al Señor (por lo tanto recibió el nombre de Samuel, que significa "rogó a Dios"). Incluso antes del nacimiento, se dedicó a Dios. Su canción, "Mi corazón se regocija en el Señor", es la Oda Tercera del Antiguo Testamento (1 Sam / 1 Reyes 2:1-10).

 

Cuando el muchacho llegó a la edad de tres años, su madre se fue con él a Silo y de acuerdo con su promesa lo dedicó a la adoración de Dios. Ella lo entregó al cuidado del Sumo Sacerdote Eli, quien en este tiempo era juez de Israel. El profeta creció en el temor de Dios, y a los doce años de edad tuvo una revelación que Dios castigara  la casa del Sumo Sacerdote Eli, porque él no detuvo la impiedad de sus hijos. Toda la familia de Eli fue aniquilada en un solo día.

 

La profecía se cumplió cuando los filisteos, después de haber vencido en combate 30,000 israelitas (entre ellos también estaban los hijos del Sumo Sacerdote, Ofni y Finees), obteniendo la victoria y la vez capturando el Arca de Dios. Al oír esto, el Sumo Sacerdote Eli se cayó hacia atrás de su silla al lado de la puerta, y quebró séle la cerviz y murió. La mujer de Finees, al oír lo que había pasado en esta misma hora, dio a luz a un hijo (Icabod) y murió con las palabras: "Traspasada es la gloria de Israel: porque el Arca de Dios fue tomada" (1 Sam / 1 Re 4: 22).

 

A la muerte de Elí, Samuel se convirtió en el juez de la nación de Israel. El Arca de Dios fue devuelta por los filisteos por su propia iniciativa. Después de regresar a Dios, los Israelitas volvieron a todas las ciudades que los filisteos habían tomado. En su vejez, el Profeta Samuel hizo sus hijos Joel y Abías jueces sobre Israel, pero no siguieron la integridad y el justo juicio de su padre, ya que fueron motivados por la codicia.

 

Entonces los ancianos de Israel, que deseaban la nación de Dios que sea "como otras naciones" (1 Sam / 1 Re 8, 20), demandaron al profeta Samuel que tengan un rey. El profeta Samuel ungió a Saúl como rey, pero vio en esto la caída del pueblo, a quien Dios mismo había gobernado hasta ese momento, anunciando su voluntad a través de sus santos escogidos. Renunció al cargo de juez, el profeta Samuel preguntó al pueblo si consentían que el continuara gobernando, pero nadie lo apoyo.

 

Después de denunciar el primer rey, Saúl, por su desobediencia a Dios, el profeta Samuel ungió a David como rey. Él le había ofrecido asilo a David, salvándolo  de la persecución del rey Saúl. El profeta Samuel murió en gran vejez. Su vida se registra en la Biblia (1 Sam / 1 Reyes; Eclesiástico 46:13-20).

 

En el año 406 D.C., las reliquias del Profeta Samuel fueron trasladados de Judea a Constantinopla.